«Desafíos del Heavy Metal en el Sur de España: Una Llamada a la Acción

 

Reflexiones de un Heavy de Alicante sobre la Decadencia Musical y la Necesidad de un Cambio

 

Llevo años preguntándome qué estamos haciendo mal en la zona de Alicante, Murcia o Valencia. ¿Qué ha cambiado en nuestra sociedad, más específicamente en nuestra «tribu urbana»? Me refiero a que el heavy metal parece haberse olvidado un poco de esta interesante zona del país en los últimos años. Nadie puede competir con los grandes eventos celebrados en todos los rincones de la península, me refiero a festivales de renombre como Leyendas del Rock, Resurrection Fest, Zlive, Rock Imperium, Gineta Rock, etc. (y seguro que me vais a decir como 20 festivales más), santuarios del metal establecidos, asentados y con un público fiel y variado, con grandes y respetables carteles de grupos nacionales e internacionales.

Pero, hablemos de los conciertos, esas quedadas llamémoslos algo más «íntimas» en las que uno va expresamente a ver su grupo favorito. Lo que más me preocupa últimamente, viendo el absoluto monopolio de las ciudades de Madrid, Barcelona o Bilbao que se llevan el 90% de los conciertos importantes de grupos grandes. «¿Qué es lo que no tenemos aquí que tengan ellos?»

El pasado verano alguien se atrevió a hacer un concierto de Iron Maiden como parte de su gira, nada más y nada menos que en el estadio Nueva Condomina de Murcia, y creo que quitando los festivales de verano fue el evento más importante a lo que a un concierto de heavy metal se refiere. Si esto fue posible, los demás ¿por qué no? ¿Falta de inversión? ¿Miedo a fracasar? ¿Por qué es tan difícil coger y atreverse a hacer un pedazo de bolo de Parkway Drive, por ejemplo, en el recinto multiusos Área 12 de Rabasa (2500 personas aprox.) en la ciudad de Alicante, por ejemplo? Como respuesta no me vale el «es que es un grupo muy difícil de conseguir», «con ese grupo no llenas ni la Sala The One (unos 960 personas)». Hay una amplia variedad de espacios, recintos, salas y sitios donde hacer conciertos en toda esta zona tan bella y tan infravalorada del país. Tenemos las mejores conexiones por tierra, mar y aire, tenemos buenos hoteles, buenos restaurantes y otros servicios más que suficientes para albergar esto, pero mi pregunta es simple, sencilla y llana: ¿Qué hacemos mal?

Me voy a arriesgar a contestar algunas de las preguntas anteriores a sabiendas de que muchos me vais a juzgar y poner en cuestión mi razonamiento, pero me atrevo a decir verdades como puños claramente: ¡LA CULPA ES NUESTRA! Sí, es totalmente nuestra, la del público que siempre andamos quejándonos de que las entradas son caras, que el sitio está en medio de la nada, que la cerveza es cara, que vaya mierda de grupo que viene a hacer de telonero y un largo etcétera de milongas que todos dicen, hacen o inventan. Personalmente me encantan los «metal pacos», esas personas que viven en su propia burbuja y solo quieren que venga su grupo insignia y ninguno más «porque Manowar es el mejor grupo del mundo» (no quiero ofender a nadie, a mí personalmente me gustan los Manowar si me lo pones en el bar tomando unas copas). Sinceramente, la gente cuando empieza con estas cosas me parecen milongas, no ir a un concierto porque la entrada es «un disparate» (ya ves tú 50/60€, APOCALYPTICA + EPICA + WHEEL en Murcia el año pasado fueron ¡45 cochinos euros!), no señor no, me niego a aceptar esa excusa también porque me parece patético.

Me veo obligado a veces a salir del país a ver conciertos, me sale más rentable porque al menos visito turísticamente la ciudad que lo alberga mientras empieza y no el concierto. Y me vas a preguntar que ¿por qué hago eso? Es sencillo, en el extranjero se atreven a poner una sala pequeña y meterte ahí a Zakk Sabbath (homenaje a Black Sabbath por Zakk Wylde) por ejemplo. Fuera de España hay más cultura de atreverse a conocer grupos nuevos aunque sea teloneando a otro gigante del metal, nuestros grupos triunfan más allí que aquí, véase Angelus Apatrida o Crisix, grandes grupos que aquí en España tienen un público respetable y fiel, pero te vas fuera y ¡son la caña! En Francia en escenarios principales, en Alemania igual, aquí tocan en principales por el legado que se han forjado a base de sangre, sudor y lágrimas (no pretendo ofender ni menospreciar a ningún grupo nacional, son todos grandes profesionales).

Pero no vengo a hablar de ello, vengo a protestar sobre que en Alicante nos tenemos que comer los mocos constantemente viendo cómo la música pasa de nosotros como si de un leproso se tratara. Me centro en Alicante porque vivo aquí, pero podría pasar en cualquier parte del país si nos ponemos. Las grandes promotoras no se atreven a traer aquí nada porque tienen miedo a «palmar pasta». Y todo es porque aquí la peña es muy sibarita «es que si no me traes a no sé qué pues no voy». Hay que ir a los conciertos, hombre, al de los amigos que tocan versiones en el Frontera un sábado noche aunque sea para darles un empujón y salgan del mundo del «cover band» y se lancen al mercado musical. ¡No! eso tampoco porque «los cover bands o bandas tributo son un cáncer y no deberían existir». Alegación estúpida y un tanto elitista, en serio me vas a decir tú ¿que con 14 años no has montado tu propio grupo con tus amigos y os habéis puesto a tocar cualquier canción de vuestro grupo favorito mientras componíais vuestras propias canciones? Si alguna vez lo intentaste y ahora lo niegas por orgullo personal entonces y vas rajando de estos pobres que al menos lo intentan, entonces, con el debido respeto, eres un «metal paco». Es absurdo discutir sobre ello porque no merece la pena

Loading

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *